900 315 315
Cultura gastronómica »

Conociendo la cultura americana  ¿Te animas a este viaje?

Pautas para un viaje gastronómico al 100%

 
Imagen Noticia

Para conocer cómo se vive en un país, tienes que sumergirte de lleno en este, vivir como un local más y estar abierto a probar novedades, porque todo o casi todo va a ser nuevo. Por supuesto, lleva un proceso de adaptación y, dependiendo del lugar, será más o menos costoso. Por mi parte, te diré que tengo facilidad para adaptarme rápido y estoy encantada con ello. Hasta ahora, he vivido en España, en Zimbabwe, Londres y, ahora, lo hago en Estados Unidos. Desde que llegué, ojos bien abiertos, todos los sentidos activos y libreta en mano. Deseosa de contarte cuanta aventura voy descubriendo, matizando los aspectos culturales y gastronómicos.

 

Diario de Notas y observaciones

 

En América todo es grande, los coches, las tazas, microondas, raciones en restaurantes, gente, avenidas, así que, debes de saber que aquí el tamaño XL manda.

 

La “junk food” (comida chatarra y calórica) y la fast food son un hábito insano y muy practicado. He de reconocer que me encanta esta comida, es muy sabrosa, pero para comerla de vez en cuando; el problema es que aquí se come casi a diario.

 

Las horas de las comidas se dan justo al contrario que en España; la cena es temprana –entre las 17.30-19.00 hrs- y pesada, el desayuno y la comida casi inexistentes, snacks, sándwiches o frutas para matar el hambre. No hay un horario establecido de comidas, se adapta a los horarios laborales y, por mi parte, observo que es un tanto descontrolado, pero todo es acostumbrarse. De hecho, como la cena es tan temprano da cabida al “Midnight Snacks”, ese picoteo antes de dormir para calmar al estómago, jejeje… Otra cosa que no sabía es el porqué del término “breakfast” (break+fasting), o sea literalmente “romper el ayuno”.

 

 

El domingo es el día del mejor desayuno, relajado y en familia; casi todos los hogares practican el brunch, normalmente entre las 11 y las 13 hrs. En todos los bares se ofrece como menú cada domingo. En el brunch, lo más típico es acompañar la comida con las Mimosas (Champagne más zumo de naranja) o con el tradicional cóctel Bloody Mary. Tengo que probar los típicos desayunos americanos aún “Hash browns” y los “Biscuits gravy” (os contaré).

 

El servicio es excelente en todos los bares y restaurantes; esto es porque parte de su sueldo proviene de los clientes, quienes están obligados a dejar propina – el 10 o el 20%  en función del servicio dado-. Es una manera de mantener al equipo motivado constantemente y los clientes agradecen la simpatía y atención brindada.

 

Las raciones son grandes en casi todos los establecimientos, a excepción de los restaurantes que ofrecen “fancy food” (cocina fusión o alta cocina); no pasa nada si no logras terminar el plato, siempre te pregunta si te lo quieres llevar para casa, aquí sales con el tupper de casi todos los locales. Si no te lo quieres llevar incluso se extrañan y preguntan si no te ha gustado la comida.

 

Hasta aquí, las primeras observaciones, apenas llevo 10 días, así que, estaré encantada de que me sigas la pista en mi aventura americana. Sí, aún tengo jetlag, pero no del sueño, de las comidas, jejeje ¡Viviendo como una americana más!

 
Sobre el Autor: Raquel Contador

Foto autor

Área Docente - Profesora de Gastronomía
Licenciada en Publicidad y RRPP por la Universidad San Pablo CEU de Madrid.
Técnica de Restauración "gastronomía" (Ciclo Formativo de Grado Superior)
Experto en Periodismo Gastronómico y Nutricional en la Universidad Complutense de Madrid(1ª Promoción, 2010)

2 respuestas a La Cultura, insignia de un país

Eva Pardos 02 de Marzo 2016
¡Excelente artículo Raquel!
Raquel 15 de Enero 2017
Gracias Eva, gran experiencia, mucha gente a la que se extraña y una zona a la que espero volver por ocio alguna vez. Un abrazo. Raquel

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Sitio Web     Mensaje (*)