900 315 315
Curso de Protocolo y Organización de Eventos »
 
Imagen Noticia

Qué regalo llevar al anfitrión

 

Llegan fechas señaladas y las invitaciones a comidas y cenas se multiplican. Aquí surge la eterna duda, ¿qué regalo le llevo al anfitrión?

 

Para empezar, no es estrictamente obligatorio llevar un regalo, pero, en mi opinión, es más que conveniente. Llevar un regalo o detalle es una manera elegante y educada de agradecer la invitación a esa persona que ha querido compartir contigo un momento especial en su propia casa.

 

Por desgracia, no hay un regalo “estándar” que nos saque del “apuro”. Tampoco creo que fuera razonable que lo hubiera. Aquí entran en juego muchos factores y el más importante, el grado de cercanía y de conocimiento del anfitrión. Porque no es lo mismo que te invite tu jefe o un amigo de la infancia.

 

Lo que si podemos es seguir unas pautas generales. Y es que el protocolo es, básicamente, sentido común.

 

  • Los regalos no deben ser demasiado personales, especialmente si el que te invita es tu jefe. Llevar ropa o perfumes, por ejemplo, es una manera casi segura de no acertar.
  • El regalo tradicional, el vino, no considero que sea una buena opción. Cuando una persona organiza una comida o cena, ya tiene preparado el maridaje adecuado al menú. Así que evita ponerle en el compromiso de abrir o no la botella que acabas de llevar. Si aún así quieres llevar algo de bebida, mejor optar por un licor que se pueda servir al finalizar la comida y que pueda combinar bien con los postres o cafés.
  • Dulces si, postres no. A no ser que el anfitrión sea de tu confianza y lo hayas hablado previamente, no aparezcas con un postre. Ese detalle ya lo habrá previsto. Puedes optar por dulces que se puedan servir a la hora del café como bombones, macarons o trufas gourmet. Ahora en Navidad puedes aprovechar para llevar dulces como mazapán artesanal.
  • Si conoces sus aficiones, siempre será bien recibido un libro. Los amantes del cine, la fotografía, la cocina… te lo agradecerán.
  • Las flores o plantas. Son un detalle elegante. La pega, si no conoces bien a los anfitriones, que puede ocurrir que alguno de ellos sea alérgico.
  • Algo que no suele fallar son los productos gourmet. Un buen aceite aromático o una elegante cajas de tes son detalles que te harán acertar.

 

Al final, la regla básica es que el regalo sea sencillo, pero bonito y de buen gusto.

 

Una vez elegido el regalo, hay que prestarle atención a la presentación. El envoltorio dice mucho del interés que has puesto en agradar, que al final es el objetivo.

 

Y por último, y no por ello menos importante, es la tarjeta o nota de agradecimiento que debe acompañar al detalle.

 

Como última pauta para ser el invitado perfecto, no olvides entregar el regalo en el momento del saludo, en el recibidor, justo antes de pasar al salón con el resto de los invitados.

 
Sobre el Autor: Susana Guindo

Foto autor
Responsable Comunicación y Relaciones Públicas de la AEP –Asociación Española de Protocolo

2 respuestas a El regalo al anfitrión, la eterna duda del perfecto invitado

Carol 09 de Enero 2019
Muchas gracias por estos consejos, siempre viene muy bien conocer este tipo de detalles. Un saludo,
Raquel 09 de Enero 2019
Está genial este artículo, ameno y muy práctico. Gracias Susana. Un abrazo. Raquel

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)